4 de diciembre de 2014

LA PARAFINA

La parafina es una sustancia derivada del petróleo que se obtiene del carbón por medio de un proceso de destilación. Es muy usada, en estado líquido, para fines estéticos por su propiedad de máxima hidratación, por lo que se incluye como ingrediente de cremas, barras de labios, maquillajes, etc. Es un magnífico aislante térmico, por lo que la capa de parafina mantiene la humedad y hace sudar a la piel. Al retener toda esa agua, hace su función hidratante. Se usa en cosméticos reafirmantes y reductores como principio activo. Reduce la grasa localizada mediante los contrastes térmicos activando la circulación de la sangre, utilizando el calor de la parafina caliente, que dilata los vasos sanguíneos y el frío, que los contrae. También es utilizada en sesiones de fisioterapia contra la artritis, contracturas, tendinitis,.. El calor hará que se alivie el dolor y mejore.


Podemos alternarla con un tratamiento específico según la alteración o el tipo de piel. La aplicación de la parafina sobre la piel forma una película aislante que evita que se pierda o evapore la humedad del tratamiento y favorece que se mantenga en las capas internas de la piel. Es decir, contribuye a retener la pérdida de hidratación manteniendo la temperatura corporal eliminando además las toxinas. Es por ello que las zonas donde más se suele emplear este sistema es en manos, muñecas, codos, hombros, pies, tobillos, rodillas, muslos y rostro.


Los pies y las manos son las zonas más castigadas. Las manos suelen deshidratarse por los cambios de temperatura, el trabajo, los productos químicos como la acetona, la lejía o el amoniaco. Y los pies, se agrietan a causa de un mal calzado, el sudor o el roce. Por ello, son los que más necesitan hidratación y por lo tanto, un tratamiento de parafina.

Paso a paso

  • Derretir la parafina sólida en un recipiente llamado parafinero (los hay para uso doméstico). La temperatura debe estar entre los 45-55 grados. Una vez derretida, comprobar si el calor es agradable para no provocar quemaduras.
  • Aplicar una crema o tratamiento específico para la zona o alteración a tratar y no sumergir la zona en la parafina hasta que no se haya absorbido bien.
  • Introducir la zona a tratar en el recipiente con la parafina caliente. Si es una zona muy extensa, como el rostro, las piernas o las caderas, se extiende sobre la piel con una brocha suavemente. Se repite la operación de 3 a 5 veces, dejando descanso de unos segundos entre cada uno.
  • La zona tiene que mantenerse inmóvil, ya que si se crean grietas, se perdería el efecto deseado. Si es en la mano o el pie, los dedos deben estar separados.
  • Seguidamente, envolvemos durante 15-20 minutos, la parte del cuerpo tratada en film osmótico y una toalla, para mantener aún más el calor.
  • Retirar la parafina y aplicar una crema hidratante con protección solar.


La parafina es, sin duda, uno de los tratamientos de hidratación profunda más efectivos. La piel queda increíblemente suave y es duradero siempre y cuando cuidemos nuestra piel cada día.

Fotos:

http://rosehair.jp/es
http://www.rehabfisica.com/es
http://megusta.do

Fuentes de información:

http://es.wikipedia.org
http://parafina.org
http://www.lindisima.com

2 comentarios:

  1. Una duda que tengo yo, es que si el tratamiento con parafina sirve solo para la hidratación de la piel o para algo más, gracias y espero su respuesta!

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel. La parafina además de ser un potente tratamiento de hidratación alivia y mejora dolores musculares, artrosis, artritis, tendinitis, contracturas, etc, debido al calor que proporciona. También se utiliza en tratamientos reductores aplicándose sobre la zona a tratar acompañada de un masaje para activar la circulación y de mantas térmicas que estimulan la transpiración y la eliminación de toxinas.

    Un beso y muchas gracias leer El rincón de la pecosa.

    ResponderEliminar